Fotogrametría & Topografía con Drones

"En la actualidad, una de las técnicas más empleadas en topografía es la fotogrametría".

215767.png

La fotogrametría por drones permite modelar una superficie en 3D, generar planos, llevar a cabo mediciones (longitudes, áreas, volúmenes) y por lo tanto, garantiza la precisión durante la generación de mapas.

Hablando en general, la fotogrametría es la técnica (o colección de técnicas) que permiten hacer reconstrucciones de terrenos y medidas a partir de imágenes aéreas. Es un proceso muy complejo en el que el objetivo principal es convertir datos bidimiensionales (imágenes planas) en información cartográfica/tridimensional. Algunas de estas técnicas existen desde el siglo XIX aunque en últimos doscientos años han recibido tremendos avances gracias, entre otros, al uso de aviones, desarrollo de cámaras digitales y los satélites artificiales.

En la actualidad, el uso de drones ha generalizado el uso de la fotogrametría aérea en muchos más campos de los que anteriormente estaba disponible. En realidad, las técnicas que ahora utilizamos se basan en las tradicionales, pero los requerimientos, el equipamiento necesario y la complejidad de las operaciones se ha reducido sustancialmente.

Con ello, los costes han caído de forma radical, hasta el punto de que servicios que antes se afrontaban como complejos proyectos de ingeniería, pueden ser completados con equipos de unos pocos miles de euros en una mañana. Hasta aquí, un poco de historia, pero, ¿qué es y cómo se realiza la fotogrametría con drones?

Fotogrametría con drones

Esta técnica nos permite conocer las propiedades geométricas de un objeto o una superficie a partir de la información obtenida a partir de varias imágenes con información redundante. Simplificando, para que un objeto pueda estar fielmente reconstruido, éste, debe de aparecer en un número suficiente de imágenes. Es esta información repetida, la que permite extraer su estructura.

Te preguntarás cómo se consigue este “extra” de información, y la respuesta es sencilla: a través del solapamiento entre imágenes consecutivas (overlap). Para ello un piloto de RPA tiene que planificar la misión de forma que cada imagen contenga elementos que también aparecen en la imagen anterior, posterior y las vecinas en los laterales.

El porcentaje de solape suele oscilar entre el 60 y el 90%, y habitualmente viene calculado por el software de planificación de vuelos. Estos programas se encargan de calcular secuencias de disparos a partir de la posición esperada del drone, su altura y el solape deseado.

Nunca nos cansaremos de repetirlo: un buen trabajo durante la planificación de la misión es clave para que los resultados sean óptimos. Un trabajo poco cuidadoso, probablemente generará multitud de problemas, hasta el punto de que podrías volver a tu oficina con un montón de fotografías con las que no podrás construir nada de valor. En caso de que tengas dudas, nuestro equipo de expertos estará encantado en ofrecerte asesoría para que su proyecto sea de valor (contacto@multidrone-solutions.com). ¡Llámenos hoy al +506 70479414!

7.png
tuberia-antes.jpg